Verano

Estás aquí: Inicio Actualidad Verano Al calor de la ciudad

Verano

Al calor de la ciudad

( 0 Votos )
16.08.10 - MIGUEL RUBIO

Arquitectos y urbanistas proponen un plan a largo plazo para mejorar el confort térmico, que incluye nuevos materiales y el aprovechamiento de las brisas y la lluvia

Expertos dan la razón a los hosteleros y plantean medidas para hacer más frescas calles y plazas

Al calor de la ciudad

Retirado por orden municipal. Estos nebulizadores, en la terraza de un bar de la plaza de Belluga, han sido suprimidos como medida preventiva contra la legionela. :: JUAN LEAL

¿Está preparada la ciudad para los rigores del estío murciano? Los hosteleros han puesto el dedo en la llaga al proponer que se habiliten más zonas de sombra, donde los turistas puedan refugiarse del sol que en verano cae a plomo en las calles y así hacerles más cómoda su visita. La cuestión es tema recurrente de debate por lo menos cada vez que en la capital se acomete un proyecto de envergadura. Ya ocurrió cuando el arquitecto Rafael Moneo reformó la plaza del Cardenal Belluga, traslado la fuente y suprimió la hilera de naranjos frente a la fachada del Palacio Episcopal. Y también cuando el Ayuntamiento decidió darle un clareo a la vegetación de la plaza de Santo Domingo, con motivo de su remodelación. Quitó las moreras, aunque luego rectificó y plantó arces traídos desde Italia. Más recientemente, la peatonalización de la avenida de la Libertad, convertida ahora en un paseo mediterráneo, también ha sido motivo de polémica a cuenta de si se han plantado pocos árboles.

El asunto de fondo es si el nuevo urbanismo tiene en cuenta que Murcia en verano puede convertirse en un infierno, como ocurrió el pasado miércoles -la jornada más calurosa de lo que va de verano- cuando el termómetro subió hasta los 40,8 grados. La concejal de Medio Ambiente y Calidad Urbana, Adela Martínez-Cachá, asegura que su departamento y los técnicos de la Gerencia de Urbanismo trabajan codo con codo en la búsqueda de soluciones para hacer más habitables las nuevas zonas de crecimiento de la ciudad. Entre los resultados, las pérgolas instaladas en el ensanche de Juan Carlos I (frente al Carrefour de Santiago y Zaraiche), que aportan sombra extra a los viandantes.

En los jardines también se intentan crear islas frescas. Por ello siempre que el espacio lo permite se eligen árboles de gran porte y crecimiento rápido, para que den la mayor sombra en el menor tiempo posible. Este detalle se tiene especialmente en cuenta en las zonas de juegos infantiles. «Es una de mis obsesiones que las áreas con columpios dispongan de una buena sombra para los niños», indica la responsable de Medio Ambiente.

Cuando la zona no es apta para ese tipo de árboles frondosos, entonces se buscan alternativas. Es el caso del jardín de la calle San Antonio, una de las escasas zonas verdes de nueva creación habilitadas en el casco antiguo. Para resguardar a los ciudadanos del sol y refrescar el ambiente se han colocado unas estructuras, al estilo de los parrales, donde trepan enredaderas, según explica su autor, el ingeniero Francisco Medina, que ya reformó los jardines de Floridablanca y la Seda. «Las mejores sombras las da la vegetación», matiza.

Pero qué ocurre cuando el cemento y el asfalto dominan el terreno. «Entonces es más complicado actuar, y poco se puede hacer. Las experiencias que nosotros conocemos en ciudades como Granada, donde se colocaron toldos en las calles, no han dado buen resultado», señala la edil Martínez-Cachá. No obstante se muestra abierta a estudiar las sugerencias que les hagan llegar los hosteleros murcianos.

Las intentos llevados a cabo hasta ahora en Murcia para paliar los rigores del sol no han echado raíces. En la plaza de la Universidad, junto al campus de La Merced, se instalaron unos humidificadores sobre las pérgolas metálicas, pero pronto dejaron de funcionar. Tampoco prosperó la idea de colocar toldos en algunas arterias urbanas, como la calle Trapería, frente al Casino. Y como agua de borrajas se diluyó la idea del arquitecto Vicente Martínez Gadea de crear un pasillo verde (con maceteros y enredaderas) entre la plaza de las Flores y la calle de Correos, un proyecto que fue presentado por el propio alcalde Miguel Ángel Cámara en 1999. El último traspié ha tenido como escenario la plaza de Belluga. El Ayuntamiento ha ordenado retirar los nebulizadores instalados en las terrazas de los bares, como medida preventiva contra la legionela, según indica la concejal de Medio Ambiente.

Sin embargo, los expertos consultados por 'La Verdad' coinciden con los hosteleros murcianos y sugieren acciones para contribuir a una ciudad más agradable. El arquitecto Juan Antonio Sánchez, responsable de un taller sobre espacios públicos sostenibles, considera que el Ayuntamiento debe «tomarse en serio el diseño de un plan a largo plazo» que aborde cómo hacer una urbe más confortable «Hay que naturalizar la ciudad», afirma. Y para ello debería tenerse en cuenta desde el pavimento que se coloca en calles y plazas hasta las corrientes de aire que circulan por la urbe. «Se ha consolidado un tratamiento del espacio público que tiene que ver más con lo contemplativo que con impulsar la actividad. Y para activar el espacio público se requiere de medidas de climatización», indica Sánchez. Mientras se aborda ese plan a largo plazo, este arquitecto comenta que hay soluciones «eficaces y nada costosas», como por ejemplo la instalación de toldos y humidificadores.

«Seguro que la ciudad medieval era mucho más confortable térmicamente que la actual», comenta el arquitecto Fernando de Retes. Explica que las metrópolis modernas producen un fenómeno denominado 'islas de calor', debido a que el sistema urbano no es capaz de disipar la energía solar diaria, que puede llegar a acumular hasta tres grados centígrados, según los barrios.

Este urbanista, experto en arquitectura sostenible, considera que «el crecimiento expansivo, que no desarrollo, de la última década se ha guiado por razones de oportunidad que nada o poco han tenido que ver con la mejora ambiental» de la urbe. Y propone «una revisión de la ciudad desde el concepto de rehabilitación térmica».

De Retes explica que las medidas a adoptar tendrían que ver no sólo con la superficie arbolada y de sombras, también con el tipo de pavimentos y materiales urbanos, con el aprovechamiento de los vientos y brisas y con el empleo del agua de lluvia y la evapotranspiración. Pero va más allá y apunta que para lograr una ciudad «más amable y deseable» es necesario tener en cuenta otros detalles, como la calidad del aire, la supresión de los residuos sólidos de las calles y la mejora de la movilidad. El reto está servido.

 
Inicio Actualidad Verano Al calor de la ciudad




Concurso La Foto del Verano

Últimas galerías de fotos del verano

Programas de los Festivales en la Región de Murcia




Programa El Cante de las Minas de La Unión 2011

Programa Festival de Teatro y Danza de San Javier 2012

Programa Festival de Jazz de San Javier 2011

estado de las playas


 







© LA VERDAD MULTIMEDIA, S.A.

Registro Mercantil de Murcia, Tomo 2.626, Libro 0, Folio 24, Hoja nº MU866, Inscripción 45. C.I.F.: A78865433.
Domicilio social en Camino Viejo de Monteagudo s/n. 30160. Murcia. Correo electrónico de contacto internet@laverdad.es.
Copyright © La Verdad Multimedia, S.A. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio La Verdad, y,
en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

Contactar | Publicidad | Mapa web | Aviso Legal | Política de privacidad | Política de Cookies